El hecho de que el lehendakari José Antonio Aguirre encontrara cobijo en Suecia en su huida de los nazis camino de Nueva York ha motivado que se celebren diferentes actos conmemorativos durante esta semana en las ciudades de Goteborg y Estocolmo.

En concreto, se ha plantado un retoño del Árbol de Gernika en la comuna de Partille (Goteborg), donado por las Juntas Generales de Bizkaia a la ciudad, y la Coral de Begoña Garaizarko Matsorriak ha interpretado una selección de canciones del folklore vasco en presencia de las autoridades suecas.

El Athletic Club se ha unido al homenaje y Aitor Elizegi, por medio del presidente de la coral, Fernando Iraeta, entrega el libro “El fútbol: su faceta desconocida”, del autor Carlos Aiestaran, y en el que se relata el pasado rojiblanco del lehendakari Aguirre, jugador del Athletic Club durante cinco temporadas, de 1921 a 1926.